VOLVER A CREER

Por Marvin García Santamaría

Triste pensar que la solidaridad es un valor que podría llegar a extinguirse en una sociedad que evidencia una conducta oportunista basada en quién saca mayor provecho de las situaciones.Igual podría suceder con el voluntariado y liderazgo comunal, que navega en medio de una total apatía por aportar, solucionar, resolver y hacer.Instituciones y servicios públicos que promueven actos que nos hacen cada vez más indiferentes a todo y a todos, carentes de compromiso genuino y absoluto con las necesidades de los usuarios, donde las excepciones son mínimas.

Vivimos una deshumanización en cuanto a la preocupación e interés por nuestros semejantes, donde el brindar servicio se ha llegado a considerar cosa de tontos, o bien se otorga pero bajo intereses marcados de sobresalir y figurar, lo cual de ninguna manera se justifica.En cada entrevista o presentación de candidatos a diputado por Cartago, abundancia de ofertas de obra pública y muy pocas o ninguna iniciativa en el orden del desarrollo integral, formativo y educativo, que animen y orienten a quienes deberían trabajar para modelar conductas que recuperen valores como honestidad e integridad, pues es casi misión imposible motivar el interés de las personas en acciones comunales de bien común, ante tanto chorizo y robos descarados en las instituciones, que alejan las sanas intenciones de quienes sí desean contribuir en el desarrollo del Cantón.

El mayor reto y quizás la mayor amenaza que afrontamos como sociedad y a la vez el mayor desafío que deben enfrentar los políticos de La Unión es uno: Volver a creer, en nosotros mismos y en ustedes.No obstante, esperemos nunca desistir de aportar con integridad, honestidad y respeto, con ejemplos más allá de las palabras.

Leonardo Jiménez Campos

Periodista, Asesor en Comunicación Política

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *