Carretas en La Unión

Cada vez en menos común observar carretas en nuestras calles. En este caso logramos captar esta yunta carretera a Calle Naranjo en Concepción Foto Leonardo Jiménez Campos

MERCANDO LEÑA

-¡Hola, Ñor José María!Traiga la leña pa verla.Cuánto cobra?-Cinco pesos.-¡Ave María gracia plena!

Los tres dulcísimos nombres!-Deje la jesuseadera;yo pido lo que quieroy usté ofrece lo que ofrezca,que usté manija su platay yo manijo mi leña,y no hemos de disgustalospor cuestiones de pesetas.Eso sí, quiero decileque repare en la carreta,y que espí si está cargadacon consencia o sin consencia.

Si le cabe un palo másme lo raja en la cabeza.Yo soy un hombre legal,feo desilo; pero vea,a yo naide me’ asariaohasta l’ora por mi leña.Esta es quisarrá amariyo,laurel y madera negra:de jierro pa’ consumise,y pa prendese de yesca.Con una leñita asinase lucen las cocineras.-Sí, pero está muy menuda;tres pesos le doy por ella.-Por cuatro se la vaseo.-Si quiere los tres, vaséla.-Se la pongo en tres con seis,nada más que pa que veaque yo, si quiero tratar.-No mejoro la propuesta.Acuérdese qu’és veranoy que anda dunda la leña.Sabe en cuánto compró doscarretadas ña Manuela,la mujer que vive ayí’onde está echada la perra?¡En cinco pesos!-Caramba!,de fijo que era de cerca.Tal vez jocote o güitite?-

¡Qué va pa güitite!…Buena:juaquiñiquil y targuá…

-Puede ser que asina sea.Mas volviendo a nuestro tratose la largo en tres cuarenta.-Los tres pesos que le dije.-Arrimeles la pesetay tratamos.-Ni un centavo.-Dónde le boto la leña?-¡Abrite el portón, Jacinta!-¡Está con yave, ña Chepa!-Aspérese, voy’abrile.-¡Gui! Güey viejo sinverguenza!¡Confisgao tan pachorrudo!Gui, gui. Jesa, jesa, jesa!

-Entrela en brasaos pequeñospa librar la chayotera.Coja por este saguány d’iay cruza a la derecha,y en el rincón de l’esquiname l’acomoda en estebasde modo que deje pasoal común.-Sí,? De deveras?Con que quiere de remacheque le meta yo la leñay que d’iay se la acomode,y que ha de ser de maneraque dé paso a la letrina?Dígame, señora Chepa:no le gusta más peladay olorosa a yerbagüena,y con lasos en las puntas,y aspergiada de canela,y que además le regalecomo a modo de una feria,el chonete, los güeysiyos,los calsones, la carreta,y este chuso, y esta faja,y’a la sonta de mi agüela?-¡Qué hombresillo tan malcriao!¡Cargue pronto con su leña!…

-¡No! ¡Si la voy a dejarpa que la queme de muestra!…¡Que me alse el patas el díaque güelga a tratar con viejas!

MERCANDO LEÑA… de DON AQUILEO J. ECHEVERRÍA

En este caso una fotografía facilitada por Don. J.T.A Cafetales al pie de La Carpintera

Nació en San José un 22 de marzo de 1866. Participó en la campaña militar contra el Presidente Rufino Barrios de Guatemala, quien pretendía restablecer la unión centroamericana y luego se establece en Nicaragua en donde entabla fiel amistad con el gran poeta Rubén Darío, quien escribiría:«Costa Rica tiene un Poeta. Tiene en verdad, otros poetas, pero SU POETA, el poeta nacional, el poeta familiar se llama don Aquileo Echeverría».De regreso a Costa Rica funge como periodista en La República, El Comercio, Costa Rica Ilustrada, La Patria, El Periódico y colabora con Rubén Darío en el periódico La Unión de El Salvador, y luego con el periódico Guatemala Ilustrada.Ya en Costa Rica trabaja en la Biblioteca Pública de Heredia y establece una Pulpería aunque no era buen comerciante pero el trato directo con los campesinos le proporciona al novato pulpero, que si es un gran escritor, el material invaluable para crear sus famosas CONCHERÍAS, consideradas hoy día como un tesoro de las letras nacionales. Muere en Barcelona en 1909, y designado Benemérito de las Lenguas Patrias en 1953, y en 1961 el Ministerio de Cultura crea el Premio Nacional Aquileo Echeverría en honor a su magistral labor.Fue primo del laureado escritor Manuel González Zeledón “Magón”; y abuelo de la escritora de cuentos Marilyn Echeverría Zurcher “Lara Ríos”…

Una aún más moderna carreta captada en San Diego

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *