Confinamiento podría ocasionar un desequilibrio en la alimentación de niñas y niños

  • Según datos del último Censo de Peso y Talla realizado en el 2016 en Costa Rica el sobrepeso alcanzó al 20% y la obesidad al 14 % de las niñas y niños entre 6 y 12 años, siendo ligeramente  mayor en la zona urbana que en la rural.
  • Una mala alimentación y sedentarismo podría desencadenar en problemas como hipertensión, diabetes y enfermedades respiratorias. Todas ellas, factores de riesgo frente al COVID-19.
  • Adultos son los responsables de velar por la adecuada alimentación de sus hijas e hijos.

12 de noviembre, 2020. Debido a la situación de emergencia nacional por COVID – 19, la mayoría de las niñas y los niños del país se vieron obligados a dejar la escuela presencial y en muchos casos este cambio de estilo de vida dejó atrás el juego, el ejercicio físico y hasta los hábitos alimenticios saludables.

Ante esta situación, el Colegio de Profesionales en Psicología de Costa Rica, el Colegio de Profesionales en Nutrición de Costa Rica, el  MEP, PANI y la empresa privada lanzan la campaña “Cuídame Nutritivamente”, que busca informar a padres y madres de familia y cuidadores de menores de edad sobre buenas prácticas relacionadas con salud mental, hábitos de alimentación y estilos de vida saludables con el fin de mantenerlos en buena forma y evitar complicaciones de salud.

“En los últimos meses hemos sido testigos de que las personas menores de edad son también una población expuesta a los contagios por COVID-19, situación que se agrava con escenarios de riesgo como la hipertensión, diabetes y enfermedades respiratorias; todas ellas ocasionadas en muchos casos por la obesidad y que podemos encontrar en población infantil”, explica la Dra. Norma Meza, Presidenta del Colegio de Profesionales en Nutrición.

“Por esta razón, decidimos lanzar esta campaña que busca guiar a padres y madres de familia sobre cómo velar por la correcta salud de sus hijos creando una sana relación con los alimentos durante este tiempo de pandemia”, añade.

Especialistas tanto de nutrición como de psicología se unen para derribar algunos mitos que los costarricenses tienen sobre la alimentación de las niñas y los niños y llevar hasta las casas de las familias costarricenses una serie de consejos que toman en cuenta factores nutricionales, sociales, hábitos familiares, y elementos psicológicos y emocionales. 

Mala alimentación: ¿un asunto de emociones?

Según la Licda. Sharon Murillo Mora representante de la Junta Directiva del Colegio de Profesionales en Psicología de Costa Rica, “la pandemia nos ha despertado muchas emociones como depresión, tristeza, aburrimiento y miedo, sin embargo, ante esta situación los padres de familia deben velar porque sus hijos canalicen estas emociones correctamente y no a través de la comida, ya que de esta manera perjudican su salud en un momento en el que mantenerse sano es más importante que nunca”.

Conversar con las niñas y los niños sobre cómo se sienten en esta época, determinar si están comiendo de manera impulsiva y por qué, premiar sus logros con juegos y abrazos en vez de comida, no hablar de ansiedad, pasar más tiempo en familia, propiciar una adecuada hidratación, poner a prueba la creatividad en la cocina y por supuesto, dar el ejemplo son algunos de los consejos que los especialistas para este tiempo de pandemia.

Además, aconsejan buscar momentos seguros para que las burbujas sociales practiquen deporte y siempre relacionar el ejercicio como una forma de disfrutar y no como una manera de perder peso. 

Para la Ministra de la Niñez y la Adolescencia, Gladys Jiménez Arias “El Patronato Nacional de la Infancia, como institución garante de los derechos de los niños, niñas y adolescentes y que acompaña a las familias, está en la obligación de fortalecer e incentivar estilos de vida saludables, particularmente en este momento tan complicado de pandemia por la COVID – 19, como parte de las acciones de promoción de la salud y prevención de la enfermedad. Los hábitos de vida saludables como la alimentación sana, la hidratación, el ejercicio físico, la higiene diaria y el sueño, los adquirimos desde pequeños, por tanto, si enseñamos a los niños y a las niñas a tener un estilo de vida saludable es bastante probable que le acompañe durante el resto de su vida”.

Recordó que los hábitos saludables son todas aquellas conductas y comportamientos positivos que adquirimos en nuestro día a día, y que inciden de manera directa o indirecta en nuestro bienestar físico, mental y social, por tanto son responsabilidad de los adultos (desde el seno de la familia, en las escuelas, en los entornos comunitarios). Preocupa que entre marzo y setiembre del 2020 hubo un incremento significativo de un 17% en las denuncias de negligencia por salud en comparación al mismo periodo en el año 2019, pasando de 9623 a 11268 incidentes. Se refiere al descuido en la alimentación, higiene, atención médica y supervisión constante para evitar riesgos.

Esta campaña se realiza gracias al apoyo adicional de Cadena Radial Costarricense, COOPEANDE, Grupo NUMAR y Telecable. Estará en televisión, radio y redes sociales a partir del 12 de noviembre y hasta el 12 de diciembre, contará con webinars con especialistas, consejos y recetas para preparar en familia.  Para conocer más de estas recomendaciones puede visitar el sitio: www.cuidamenuritivamente.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *